RUBIA, GROSERA Y ABUSADORA

18 junio, 2013

Opinión, VENEZUELA


La_guairita_1

El cruce entre Macaracuay, La Guairita y El Cafetal, encrucijada cada vez más neurálgica del sureste caraqueño, es una clara muestra de lo que es la sociedad venezolana de principios del siglo 21. Todos los días paso por allí y todos los días veo cómo nos comportamos, respondemos y actuamos… y resulta muy triste ver cómo hemos desmejorado nuestra compostura, nuestros valores, nuestro actuar ciudadano, nuestra responsabilidad con las generaciones futuras y nuestra cortesía hacia los demás. Es muy triste ver cómo nos hemos degradado y vulgarizado.

Si ya es bastante desagradable pasar por el puente de La Guairita, convertido en mercadillo popular y violando todas las leyes y ordenanzas municipales, sorteando a los mototaxistas y sus cooperativas, los vendedores ambulantes y los que se paran en medio de la vía para comprar frutas, por ejemplo,  llegar a la encrucijada de los tres municipios es de no creerlo. Allí impera la Ley del Dedo, y no precisamente para señalar o apuntar hacia algo.

En ese cruce las alcaldías de Sucre, El Hatillo y la gobernación de Miranda han propuesto varias  soluciones para que el tráfico fluya normalmente y no se armen esas trancas desesperantes, aunque pienso que con un semáforo se soluciona.Lo último que hicieron fue colocar parales de plástico fosforescentes para dirigir el tráfico y evitar que los conductores hicieran cruces ilegales, en contra de la señalización.

Todos los días vi cómo camiones, camionetotas de ultra súper lujo, carrazos de los que viven en La Lagunita, señoronas emperifolladas y enmoñadas, trabajadores en sus destartalados carros, funcionarios públicos en vehículos oficiales, camiones de servicios… y pare usted de contar, comenzaron a pasar –literalmente- por encima de los parales de plástico, destrozándolos y sacándolos de la vía, porel simple hecho de cruzar a la izquierda, por donde no deben.

Los parales fueron desapareciendo. Al quedar sólo uno, las autoridades colocaron nuevos, pero además instalaron unos mojones de concreto para evitar que los carros pasaran y violaran la dirección de la vía… en breve tiempo, esos mismos bichos de concreto no fueron impedimento para que los conductores pasaran.

Hace poco, las Alcaldías estaban colocando nuevos parales y poniendo orden en el cruce, había cola y a pocos carros de la curva que cruza a Macaracuay, una rubia en una camionetota pick-up se metió en sentido contrario porque ella tenía que cruzar hacia La Guairita. No le importó lo que hacía, aceleró bruscamente y casi sin control de su vehículo, por poco, me choca en su maniobra.

Al pasar a mi lado sólo atiné a decirle “abusadora”… y por supuesto, ¿qué hizo ella?, ofendida en su honor levantó el brazo y sacando la mano, me pintó una vulgaridad con los dedos en señal de insulto… y se fue ofuscada.

Así está nuestra sociedad. Muchos venezolanos se comportan abusivamente, aplicando la ley de la selva, la del más fuerte. Una sociedad donde el egoísmo y el egocentrismo han calado de una forma que asusta. Estar en las calles venezolanas hoy es lanzarse casi al medio oeste, porque por un lado está la inseguridad, la tierra de nadie y por otro, los abusadores.

Todos los días paso por ese cruce y todos los días veo el mismo espectáculo y la misma reacción. Lamentablemente, muchas veces son señoras, mujeres hermosas y elegantes, o chicas muy jóvenes, quienes ofendidas porque les recuerden que están violando las leyes –al menos las de convivencia ciudadana- te insultan y generalmente te señalan con los dedos y no para apuntarte precisamente.

Lo triste, es que muchas de estas señoras y personas que hacen esto toooodos los días, son los mismos que en Miami se comportan como perfectos americanos y son incapaces de pasarse un STOP. Lo reitero, el problema de este país que tanto queremos, es cultural y de conciencia. Si no tenemos un policía, no nos comportamos. Pero es que con el policía enfrente tampoco… Rescatar los valores y la decencia, nos llevará mucho, mucho, y costará igual cantidad de trabajo, pero soy de los que piensa que ¡lo lograremos!

Puedo parecer un abuelo dando consejos, pero creo que Venezuela necesita de muchos consejos, pero mucho más, necesita escucharlos, aceptar sus errores y ponerlos en práctica.

Alfredo Graffe. Director general de PressRelease

,

Acerca de pressreleasecom

Agencia digital de comunicaciones y relaciones públicas especializada en comunicaciones de mercadeo, fundada en 1994, para Latinoamérica, pero en especial para Venezuela, Colombia, Perú, Costa Rica y Panamá. Publicamos noticias humanas, corporativas y de actualidad de Latinoamérica para latinoamericanos.

Ver todas las entradas de pressreleasecom

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: